3 Tips infaltables para cuidar la piel en el avión

¿Qué le ocurre exactamente a la piel a 30 mil pies de altura y cómo podemos aliviar el daño causado por el vuelo? Te contamos los efectos que se producen, además de cómo mantener la piel del rostro saludable y en calma durante vuelos de larga distancia.

El nivel de humedad que se registra en un vuelo es similar a la de un desierto. Eso provoca que la piel se seque severamente. Normalmente, se dice que la piel se “se siente cómoda” cuando la humedad del ambiente está entre el 40 y el 70 por ciento, pero en la mayoría de las cabinas de los aviones, los valores rondan el 20 por ciento, es decir, menos de la mitad de lo ideal. Esta es la razón por la cual un viaje aéreo trae consecuencias visibles (irritación y aspecto escamado) y una deshidratación seria de la piel.

1 – En primer lugar, es esencial el consumo de agua y la aplicación de productos que contengan ácido hialurónico. Cuando no hay humedad en el aire, las cremas hidratantes y las brumas faciales no cumplen su objetivo. Sin embargo, una opción inteligente es usar un suero con ácido hialurónico, seguido de una crema hidratante con ceramidas, para que creen una barrera que mantenga la piel húmeda. Es importante repetir el proceso, con intervalos frecuentes, durante todo el viaje.

2 – También hay que tener cuidado con la dieta elegida. Es el segundo paso. La inactividad y la ingesta excesiva de sal pueden exaltar la retención de líquidos y provocar hinchazón facial. Para este problema, se pueden usar medias especiales, fáciles de encontrar en casa de ortopedia, que ayudan a evitar calambres y controlar la retención de líquidos.

3 – La tercera recomendación a la hora de volar es cuidar las membranas mucosas, porque son propensas a secarse. Hemorragias nasales, labios secos, picazón y ojos enrojecidos son algunos de los efectos indeseados. Para mejorar estas complicaciones, lo mejor es utilizar un poco de vaselina para los labios y la nariz, junto con colirios humectantes, que pueden aplicarse cada dos horas.

Respetar el régimen de cuidado de la piel, elegir productos específicos y cuidar la dieta en el aire son los tres tips básicos para un vuelo saludable sin estrés.

Comments are closed.